Los programas o rutinas de ejercicios son la base fundamental para el desarrollo de un buen proceso de mantenimiento físico. Al decidirse por un programa para ejercicios, estos deben tener una serie de características importantes que ayuden realmente con la efectividad y el trabajo adecuado realizados por los músculos y que ofrezcan todo el rendimiento, comodidad y logros que harán del ejercicio un complemento beneficioso.

Un ejercicio que no sea acorde o del que no se tenga una disposición física óptima para realizar puede ser perjudicial y causar lesiones o atrofias que más bien perjudican y disminuyen el rendimiento.

Lo primero que se tiene que tomar en cuenta antes de comenzar una rutina de ejercicios es la condición desde donde se comienza. Esto se relaciona con el tiempo ejercitando y los niveles, como por ejemplo, si se es principiante, medio o avanzado. La importancia de esto radica en que los ejercicios siempre deben mantener un monitoreo constante por parte de los especialistas y evitar que alguno de estos pueda ser perjudicial. 

Una pesa de 50g no podrá ser muy efectiva para aquellas personas acostumbradas a ejercicios físicos fuertes, sin embargo también aquellos con experiencia tuvieron alguna vez un comienzo, que respetaron para llegar hasta rutinas mucho más avanzadas.

Hay otras consideraciones a tomar en cuenta antes de comenzar la rutina de ejercicios. Una de estas tiene que ver con las personas que practican una rutina para rehabilitación. En este sentido es relevante que las zonas que se vayan a ejercitar tengan la temperatura ideal del músculo, ni muy fría ni muy caliente. Sí las zonas están enrojecidas o hinchadas, se recomienda el empleo de hielo o nivelar a temperatura ambiente, en caso contrario de que se encuentren muy frías, se recomienda emplear compresas tibias, para llevar el músculo a una temperatura ideal. El calor tiende a relajar las articulaciones y aliviar los dolores, pero lo mismo sucede con el frío.

Se recomienda también aplicar una ducha tibia antes de comenzar, utilizar bolsas o compresas calientes para tenerlas listas en las zonas más adoloridas, y comenzar con una rutina de calentamiento para preparar a los músculos, y tomen una postura eficiente al estirarse lentamente. En este sentido caminar despacio o hacer una versión lenta de cada ejercicio contribuye a este calentamiento, y hará que la calidad del ejercicio sea óptima.

Es importante la hidratación, por lo que es muy recomendable antes de una rutina de ejercicios tomar suficientes líquidos, inclusive, también dentro de la misma rutina, y posterior a esta. Lo importante es tratar de mantener la premisa y la recomendación de beber 8 vasos de agua durante el día. El insumo de bebidas electrolíticas, también puede resultar beneficioso, sin embargo se recomienda que estén supervisadas antes por profesionales de la salud.

Otro aspecto considerable es una evaluación sincera de las condiciones físicas que se tienen antes de comenzar una rutina de ejercicios, este sentido realizar una estadística donde se coloquen los puntos de referencias más importantes del organismo, como el pulso, la tensión arterial, entre otros factores, ayuda significativamente a una eficacia de los ejercicios. Llevar un constante monitoreo sobre los cambios de estos ítems son de vital importancia, y más aún que se verifiquen por el personal calificado, ya que estos podrán dar la orientación adecuada en el caso de desniveles significativos en estas medidas.

Las rutinas no son solo para principiantes, los más avanzados en deportes, como los que practican con pesas también tienen la suya.

Es importante que los programas de ejercicios tengan una consecuencia semanal, ya que el éxito de una salud óptima se relaciona con este aspecto. Esto tiene que ver directamente con la voluntad y el deseo, en el caso de un programa de rehabilitación, simplemente a mantener un estado físico ideal. Por esta razón es que, aunque la palabra sea «rutina», hay que evitar que los ejercicios se conviertan en un proceso incómodo y negativo, y que estos más bien sirvan como un momento de distracción, esparcimiento y diversión.

Es recomendable agregar música a las rutinas de ejercicio, esto aportará un ingrediente agradable y terapéutico, ya que ayudará a coordinar cuerpo y mente, también se aconseja incorporar actividades como el ciclismo, spinning, pilates, natación, etc, para que la rutina sea mucho más confortable y variada.

Conformar un equipo podría resultar en un factor beneficioso. Animar e impulsar a que otras personas se agrupen para realizar ejercicios, es una de las ideas esencial cuando se aplican rutinas de este tipo, ya que no solamente ayuda en la efectividad y el resultado de los beneficios, sino que anímicamente impulsa a realizarlos semanalmente.

También puede influir positivamente el formar parte de rutinas realizadas por profesionales y profesores en las redes sociales o páginas de video. Lugares como Wueps, Zoom o YouTube, son plataformas donde profesores de entrenamiento ejecutan tareas o planes de ejercicios, donde los participantes pueden inclusive hasta hacer preguntas e interactuar con ellos.

Otro aspecto a tomar en cuenta, es que los profesionales saben cuál es el tipo de ejercicio ideal para cada bloque, mientras que los principiantes necesitan una orientación mucho más específica sobre cuáles ejercicios deben realizar, o los adultos mayores, que muchos casos no están acostumbrados a realizar rutinas de ejercicios, y deben hacerlo por algún tipo de rehabilitación o afectación física.

La entrada Programa efectivo para una rutina de ejercicios se publicó primero en Blog Wueps.